Vitamina E


Compártelo

La vitamina E (también denominada Tocoferol) se descubrió hace más de 80 años como una sustancia necesaria para que las hembra ratas pudieran reproducirse. Muchos años de investigación han respondido a algunas preguntas acerca de esta vitamina soluble en grasa y sus acciones en los seres humanos.

Sus propiedades antioxidantes están siendo estudiadas y analizadas, lo que lleva a la utilización de esta vitamina para evitar un número de enfermedades, sin embargo, todavía hay mucho que aprender.

En un principio se supuso que su propiedades antioxidantes eran sus actividades más importantes en el cuerpo humano y en consecuencia, se podría esperar protección contra el tipo de daño oxidativo que puede causar cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Una serie de estudios observacionales parecían sugerir que las grandes dosis de vitamina E, efectivamente, ayudaban a prevenir el cáncer y enfermedad cardiovascular. Sin embargo, los resultados no siempre confirmaron estos beneficios.

fórmula vitamina E o Tocoferol

Es muy probable que la vitamina en sus diversas formas prevenga el daño oxidativo. Otras funciones pueden ser igualmente importantes y pueden variar de persona a persona en base a su propia genética y la cantidad de vitamina E que tomen.

Puede haber diferencias entre los individuos en la absorción y la utilización de la vitamina. Además, mientras que la mayoría de la actividad de vitamina E se ha atribuido a una de sus ocho formas naturales, α-tocoferol, las otras formas también pueden tener funciones en el cuerpo.

Hay evidencia acumulada para otra posibilidad y se han hecho estudios mirando los niveles en sangre de esta vitamina en relación a diversas enfermedades. Parece que las personas con bajos niveles de vitamina E pueden estar en mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y el cáncer que las personas con niveles más altos.

La cantidad de la vitamina necesaria para este tipo de protección puede ser relativamente pequeña. La mayoría de las personas no consumen suficiente vitamina E. En consecuencia, es razonable tomar un suplemento para obtener la dosis diaria recomendada de esta vitamina.

Sin embargo, muchas personas toman dosis mucho mayores de la vitamina E para problemas generales de salud, para prevenir el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, y promover la salud ocular y evitar lo que se denomina degeneración macular. Sin embargo, se debe discutir la administración de suplementos de la vitamina en dosis altas con el médico, para determinar si es más probable que sea beneficioso o perjudicial en cada caso.

La vitamina E es un antioxidante que elimina los radicales libres en el cuerpo y evita daños en el ADN y de los vasos sanguíneos. La suplementación con grandes dosis de vitamina E debería ayudar a prevenir el cáncer y la enfermedad cardiovascular aterosclerótica, así como otras enfermedades en las que la oxidación juega un papel fundamental.

La suplementación puede proteger contra la enfermedad cardiovascular. Esta teoría encontró apoyo en muchos estudios durante la década de 1990 en el que mujeres posmenopáusicas fueron seguidas en su ingesta de vitamina E y se evaluó mediante un cuestionario. Este estudio observacional mostró que el riesgo de enfermedad cardiovascular disminuyó con mayor cantidad de  esta vitamina.

Se habían encontrado resultados similares con participantes del sexo masculino con edades comprendidas entre 40 a 75; encontrando que una mayor cantidad de vitamina E reducía el riesgo de enfermedad coronaria. Pero estudios posteriores no apoyaron estas conclusiones. Los investigadores comenzaron a cuestionar los estudios observacionales y también sugieren que podrían haber otras razones para los resultados, afirmando que no había evidencia de un efecto clínicamente significativo.

400 UI de vitamina E al día, durante 10 años, no encontró beneficios de la vitamina y no presentaba reducción de eventos cardiovasculares significativos en el grupo que recibió la vitamina.

La posición de la Asociación Americana del Corazón sobre la vitamina E y otros antioxidantes se afirma en un artículo publicado en Circulation en 2004, y sigue siendo el mismo en 2009. La asociación no aconseja dar altas dosis de suplementos de vitamina E para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Vídeo sobre la vitamina E

En el vídeo podrás saber sobre sus funciones y características, fuentes alimentarias ricas en esta vitamina y conocer sobre sus deficiencias:

La vitamina E disminuye el riesgo de ciertos cánceres

Se han realizado estudios que asocian la administración de suplementos de la vitamina con la baja incidencia del cáncer de próstata y otros tipos de cáncer. Algunos de estos estudios fueron observacionales y se analizaron a los pacientes con cáncer y luego evaluaron el estado de su vitamina.

La prueba SELECT (El Selenio y Vitamina E para Prevenir el Cáncer) fue diseñada en un estudio con la esperanza de finalmente responder a las preguntas acerca de los dos suplementos y cáncer, pero SELECT no encontró evidencia de que los suplementos de vitamina reducían la aparición de cáncer de próstata.

En otro estudio fueron seleccionados personas con al menos 55 años de edad con diabetes o enfermedad vascular y fueron suplementados con 400 UI de vitamina E al día y seguidos por cerca de siete años. No encontraron ninguna disminución en el riesgo de cáncer o importante eventos cardiovasculares, sino una posibilidad de aumento del riesgo de la insuficiencia cardíaca.

Mortalidad

Se creía que la vitamina E podría reducir la mortalidad debido a su efecto sobre la enfermedad cardiovascular y cáncer. Sin embargo, algunos estudios encontraron lo opuesto. Una revisión en 2005 encontró un aumento de la mortalidad entre las personas que toman altas dosis (400 UI) de suplementos.

La vitamina E podría proteger la retina del ojo contra el deterioro Macular. La degeneración macular es un deterioro relacionado con la edad de la retina, en la parte trasera del ojo, que causa la pérdida de la visión. Se han realizado estudios que muestran que los antioxidantes podrían ayudar a prevenir esto, incluyendo la vitamina.

Por ejemplo, alta dosis de la vitamina E (400 IU) junto con varios otros antioxidantes y zinc, se compararon con el placebo para ver cómo los pacientes que ya tenían la degeneración macular se comportaban a través del tiempo. Después de seis años, los antioxidantes más zinc desaceleraron el desarrollo de la degeneración en las personas que ya tenían anomalías significativas.

Este beneficio se hizo extensible a las personas con bajo riesgo de degeneración macular avanzada. La investigación sugirió que las personas mayores de 55 años que presentan ciertas anomalías podría beneficiarse del antioxidante en combinación. Hay ensayos en curso para buscar más evidencias de su efecto sobre la degeneración macular.

Enfermedad de Alzheimer

Muchos investigadores han estudiado la vitamina E para ver si puede ayudar a retardar la función cognitiva asociada con la enfermedad de Alzheimer y otras condiciones similares.

En principio no habido ninguna prueba de que esta vitamina ayude con los síntomas de la enfermedad de Alzheimer o mejore la función cognitiva.

Deficiencia de Vitamina E (Tocoferol)

La deficiencia real de vitamina E es muy rara y no se manifiesta en las personas sanas. La vitamina se absorbe en el intestino y cualquier cosa que disminuya habilidad del cuerpo para absorber grasas afecta a la absorción de la vitamina.

La deficiencia de vitamina E se observa en personas con alteraciones del transporte proteínas, α-TTP, 2 y posiblemente otras enfermedades genéticas. También se puede verse en personas que tienen trastornos intestinales graves y no pueden absorber las grasas y vitaminas solubles. En estos casos, los individuos afectados no presentan una diferencia significativa de esta vitamina.

Se han analizado a pacientes con deficiencia de α-TTP en número de países con bajos niveles de vitamina E. Muchos de los individuos tienen anormalidades esqueléticas, así como múltiples anomalías del sistema nervioso de progresión en el tiempo.

Los nervios sensoriales se ven afectados, y los individuos presentan una neuropatía periférica (problemas con los nervios de los brazos ypiernas), ataxia (dificultad con el equilibrio y caminar), y si no se consigue reponer sus niveles, pueden llegar a morir.

Uno de los trastornos descritos se llama AVED (deficiencia de la ataxia y la vitamina E). Si las personas con algunos de estos problemas no obtienen suficiente vitamina como por el tratamiento de los síndromes de mala absorción intestinal, una gran parte del daño neurológico se puede prevenir.

Otras enfermedades de la absorción de grasa incluyen enfermedad de Crohn, la fibrosis quística, la enfermedad colestásica y patologías hepatobiliares (problemas del hígado y de la vesícula biliar en el que las grasas no son absorbidas). Hay tipos solubles en agua de la vitamina E que se pueden dar a pacientes con estos trastornos.

A los pacientes con abetalipoproteinemia se les pueden suministrar dosis extremadamente grandes de esta vitamina para prevenir la deficiencia.

Fuentes alimenticias de vitamina E

La vitamina E natural proviene de las plantas. Se puede encontrar en las semillas, frutos secos, y muchos aceites vegetales, incluyendo canola, maíz y soja.

También hay la vitamina en verduras de hoja verde y frutas. Muchas personas obtienen la mayor parte de su vitamina E en la dieta a partir de aceites vegetales usados ​​en la cocina. Aceites vegetales derivados de plantas tienen esta vitamina, pero esto rara vez se ve en las etiquetas.

El valor diario, o DV, que se suponía que iba a guiar a los consumidores, es de 30 UI al día.

Los únicos alimentos requeridos para listar su contenido de vitamina E son aquellos que son suplementados con vitaminas adicionales, como los cereales.

Una cucharada de aceite de germen de trigo tiene el 100% del DV para la vitamina E; 2 cucharadas de mantequilla de maní tienen el 15%.

Usos principales de la Vitamina E

  • Como se ha señalado, la vitamina E o Tocoferol se puede utilizar para tratar cualquiera de los trastornos genéticos que impiden absorción en cantidades adecuadas. Se pueden necesitar dosis grandes, por ejemplo, de 5 a10 gr al día para las personas con abetalipoproteinemia.
  • Excluyendo los pocos problemas genéticos e intestinales que causan dificultad en vitaminaE y su absorción, la vitamina no se prescribe como tratamiento.
  • Sin embargo, alrededor del 11% de las personas optan por tomar suplementos de la vitamina en el rango de 400 UI diarias como resultado de la publicidad sobre las capacidades antioxidantes de la vitamina E.

Las dosis comunes

Puesto que no hay estado de deficiencia conocido, es difícil de estimar los requisitos de vitamina E para la gente normal.

La Junta de Alimentos y Nutrición (FNB) en el Instituto de Medicina de las Academias Nacionales, establece las recomendaciones para la vitamina, se usa una cantidad necesaria para prevenir daño a las células rojas de la sangre expuestas a los radicales libres, aunque en el futuro pueden encontrarse mejores forma de establecer los niveles recomendados.

La FNB establece que la RDA (cantidad diaria recomendada) para la vitamina E o α-tocoferol es de 15 mg al día para todos los mayores de 14 años en adelante.

Las madres necesitan 19 mg. Los bebés y los niños necesitan menos, a partir de 4 mg los primeros seis meses de la vida de manera gradual hasta los 15 mg hasta los 14 años.

La vitamina E a menudo aparece como unidades internacionales (UI). Estos representan la actividad biológica en lugar de peso, por lo que 1 mg de α-tocoferol natural es igual a 1,49 Internacional Unidades adicionales (UI) de vitamina E natural, o 2,22 Unidades Internacionales de la vitamina sintética α-tocoferol.

Después de la conversión, la dosis diaria recomendada para adultos es de 22,4 UI de α-tocoferol al día. La Administración de Alimentos y Medicamentos también establece un objetivo para las vitaminas, llamado el Valor Diario (DV). El DV de vitamina E es de 30 UI. Si un paquete etiquetado dice que contiene 20% del DV, tiene 6 UI de vitamina E.

Se ha estimado que la mayoría de personas no ingieren suficiente vitamina E para satisfacer la RDA. Sin embargo, también está claro que hay suficientes fuentes para obtener lo suficiente en su dieta.

Como se ha explicado, pueden recibirla del aceite utilizado en la cocina, que puede contener la vitamina pero no se etiqueta como tal. Los suplementos de esta vitamina por lo general contienen al menos 100 UI de vitamina E, y muchas veces más, al menos 400 UI. La cantidad de vitamina E en las multivitaminas generales, sin embargo, está generalmente más cerca de la RDA.

Posibles efectos secundarios

Hay un límite superior tolerable establecido por el FNB para la vitamina E en 1.000 mg o 1.500 UI. Esto se basa en el efecto secundario de hemorragia.

La vitamina E interactúa con una gran cantidad de medicamentos en una variedad de maneras. El riesgo de sangrado aumenta si la vitamina se toma con warfarina u otros anticoagulantes (diluyentes de la sangre).

Cuando esta vitamina y otros antioxidantes se toman con la combinación de simvastatina y niacina (para mejorar los valores de colesterol), pueden no causar un aumento del HDL (colesterol bueno). Por lo general no se recomienda la toma de esta vitamina durante la quimioterapia.

El riesgo de exceso de mortalidad por tomar altas dosis de vitamina E ha sido extraído de una serie de estudios. Un análisis de los datos de 19 ensayos que utilizaron la vitamina E para prevenir diversas condiciones (la enfermedad cardiovascular y el cáncer principalmente) mostraron que todas las causas de mortalidad aumentaron cuando las dosis de la vitamina eran igual o superior a 400 IU y se tomaron durante al menos un año.

Otro análisis llegó a la conclusión de que el tratamiento con un número de antioxidantes, incluyendo las vitaminas E y A, así como beta-caroteno, pueden aumentar mortalidad.

Una revisión de 67 ensayos que incluyeron a los jóvenes sanos, así como mayores crónicamente enfermos llegaron a la conclusión de que la vitamina E no era beneficiosa en términos de la disminución de la mortalidad.

Puesto que no hay beneficio definitivo con el uso de dosis altas, la gente debe considerar todo esto al momento de decidir la cantidad de vitamina a tomar.

Resumen de lo que se necesita saber

En este momento, no parece que las grandes dosis de vitamina E tengan beneficios protectores contra el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, o todas las causas de muerte en su conjunto. Incluso es posible que el tomar grandes dosis de vitamina E pueda aumentar la mortalidad.

Sin embargo, hay evidencia de que las personas con baja ingesta de vitamina E y bajos niveles en su cuerpo pueden beneficiarse de tomar una menor cantidad, al igual que la dosis diaria recomendada de 15 mg.

Los estudios han demostrado que los fumadores cuyos niveles sanguíneos de α-tocoferol están en el rango normal alto tienen menores tasas de mortalidad que el tabaquismo con menores niveles de α-tocoferol.

Los hombres con los niveles más altos en esta vitamina desarrollan menos cáncer de próstata.

Hasta que no haya más información, parece razonable tomar vitamina E para complementar lo que falta en la dieta, pero cerca de los niveles de 400 UI que se utiliza en muchos estudios.

 

Más vitaminas para conocer y saber:

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votaciones todavía)
Cargando…
 
 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.