Vitamina C


Compártelo

La vitamina C (también llamada ácido ascórbico) es uno de los más populares suplementos independientes de vitaminas en el mundo. Un informe de 2002 mostró que junto a las multivitaminas, esta vitamina fue el suplemento más comúnmente utilizado en el mundo.

La vitamina C es una vitamina soluble en agua, lo que significa que no puede ser almacenada y los seres humanos necesitan un suministro constante de la misma para el normal crecimiento y desarrollo.

La función principal de esta vitamina es la de actuar como antioxidante evitando los radicales libres además es necesaria para la formación de la piel, el tejido cicatricial, tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos.

La vitamina C es esencial para la curación de las heridas y para la reparación y mantenimiento de cartílagos, huesos y dientes.

fórmula vitamina C o Ácido ascórbico

El papel de la vitamina C en la prevención y el tratamiento del resfriado común ha sido un tema de controversia desde hace 60 años, pero es ampliamente vendida y utilizada tanto como un preventivo como agente terapéutico.

Los suplementos de esta vitamina pueden desempeñar un papel en la sintetización del potasio, ácido fólico y los antioxidantes, así como en la reducción de la duración de un resfriado, los efectos sobre los síntomas y su severidad son controvertidos.

La vitamina C sí muestra cierta promesa en la prevención de la enfermedades del corazón, así como en la recuperación de ataque al corazón y también puede desempeñar un papel en el VIH y el tratamiento del cáncer.

Vídeo sobre la vitamina C o Ácido ascórbico

En el presente vídeo se cuenta sobre la historia de su descubrimiento y los efectos del escorbuto. También sobre su absorción y metabolismo, síntomas y signos de su deficiencia y principales fuentes alimenticias:

Deficiencia

Una forma grave de deficiencia de esta vitamina es conocida como escorbuto y se caracteriza por debilidad general, anemia, enfermedad de las encías (gingivitis) y hemorragias de la piel. El escorbuto es visto con más frecuencia en pacientes subdesarrollados y es muy raro en los países desarrollados.

Los fumadores tienen mayores requerimientos de vitamina C o ácido ascórbico debido al estrés oxidativo producido por el tabaco y las deficiencias son más comunes en fumadores que en no- fumadores. Los datos de la NHANES III mostraron que los fumadores tenían un tercio más bajo las concentraciones medias de vitamina C que los no fumadores.

La deficiencia de esta vitamina también está directamente relacionada con la ingesta insuficiente de frutas y vegetales.

Los síntomas de la deficiencia de esta vitamina son piel y cabello seco, gingivitis, disminución de la tasa de curación de heridas, esmalte de los dientes debilitado, anemia, y reducción en la capacidad para combatir las infecciones.

Fuentes alimenticias de Vitamina C (ácido ascórbico)

La vitamina C se encuentra en altas concentraciones en frutas y verduras.

Excelentes fuentes de esta vitamina son el brócoli, pimientos, col, coliflor, frambuesas, limones, mostaza, hojas de nabo, coles de Bruselas, la papaya, acelga, col, espinacas, kiwi, guisantes de nieve, melón, naranjas, pomelos, limones, tomates, calabacín, frambuesas, espárragos, apio, piña, lechuga, sandía, hinojo, menta y perejil.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) recomienda la ingesta de cinco frutas y verduras por día, lo que debería equiparar a 200-400 mg de vitamina C por día, dependiendo de la fuente y la calidad de los productos. Sin embargo, al menos 20%-30% de los estadounidenses ingieren menos de 60 mg de la vitamina por día y no cumplen su cuota diaria de frutas y verduras.

Mecanismo de acción y usos principales

La producción de especies reactivas del oxígeno por los radicales libres se ha demostrado que daña los tejidos corporales. La mayor parte del potencial de la vitamina C sirve para prevenir y combatir la enfermedad debido a sus efectos como un antioxidante y captador de radicales libres.

Esta vitamina ayuda a prevenir y combatir las infecciones y ha sido aclamada como un mecanismo de prevención y tratamiento para todo tipo de infecciones agudas, como el resfriado común. Estudios in vitro han mostrado un efecto antiviral del ácido ascórbico, y especialmente dehydroascrobico (una forma oxidada de la vitamina), sobre el virus de herpes simplex (HSV-1), influenza y poliovirus.

La vitamina C puede desempeñar un papel en la prevención y el tratamiento de la neumonía hasta un 80% en la incidencia de neumonía con los suplementos de ácido ascórbico cuando se compara a los grupos de placebo. Sin embargo, la mayoría de los ensayos que mostraron una diferencia estadísticamente significativa para la neumonía se llevaron a cabo en grupos que podrían haber llevado dietas deficientes, al igual que los grupos de menores ingresos y el personal militar.

En un estudio, los pacientes ancianos que fueron hospitalizados con neumonía o bronquitis mostraron una mejoría después de la suplementación con esta vitamina. Sin embargo, los efectos se limitaron a los pacientes más enfermos.

Los suplementos de vitamina C pueden ser particularmente importantes para las personas en países en vías de desarrollo, que son altamente vulnerables a desarrollar infecciones que amenazan la vida.

En esta población de riesgo, la suplementación diaria con un máximo de 1.000 mg de vitamina C, junto con el mineral zinc, reduce la probabilidad de desarrollar neumonía potencialmente mortal, la malaria y la diarrea relacionada con la infección.

El papel que esta vitamina juega en la prevención y tratamiento común del resfriado sigue siendo controvertido. Una reciente revisión miró varios estudios usando dosis orales diarias de 200 mg o más de vitamina C en la duración y severidad del resfriado común cuando se utiliza tanto como profilaxis continua o después de la aparición de los síntomas.

Un beneficio consistente en la duración del resfriado común durante la profilaxis con la vitamina C se observó. El subgrupo de seis ensayos, sin embargo, estaba limitado a los atletas. La vitamina C administrada después de la aparición de los síntomas del resfriado no produjo efectos significativos sobre la duración del resfriado. La revisión también reporta efectos significativos de la suplementación con vitamina C en la gravedad de los síntomas del resfriado.

Un estudio de doble ciego controlado durante cinco años sobre las personas de edad avanzada en Japón, demostró que altas dosis (500 mg por día) de suplementos con vitamina C reducía la frecuencia del resfriado común pero no tuvo ningún efecto aparente sobre la duración o gravedad del resfriado.

Un estudio, realizado en personas más jóvenes, en realidad mostró una disminución en el resfriado y gravedad de los síntomas de la gripe con una muy alta dosis de vitamina C. En este estudio, los estudiantes que complementaron una dosis por hora de 1.000 mg de vitamina C durante seis horas tres veces al día, mostraron una disminución del 85% de los síntomas del resfriado y la gripe en comparación con los que tomaron analgésicos y descongestionantes para su síntomas infecciosos.

La vitamina C mejora la salud del corazón

Esta vitamina puede ayudar a mantener el corazón y el sistema vascular mediante la protección contra disfunción endotelial, la prevención de ataques al corazón, y contrarrestar la peligrosa oxidación de los lípidos en sangre. En un ensayo, los hombres en el tercio más alto de la ingesta de vitamina C tenían un riesgo 66% menor de enfermedad coronaria que los hombres en el tercio más bajo, después de controlar otros factores de riesgo cardiovascular.

Por otra parte, en un meta-análisis de estudios que siguió a los sujetos durante más de 10 años, el uso de suplementos de vitamina C a una dosis de al menos 700 mg por día, redujo el riesgo de enfermedad de la arteria coronaria en un 25%. En otro estudio de la vitamina C de y las enfermedades de riesgo del corazón , las mujeres que usaron suplementos de la vitamina, obtuvieron una reducción del 28% en la enfermedad coronaria en comparación con las mujeres que no lo tomaron.

Los mecanismos por los que la vitamina C (ácido ascórbico) puede mejorar la salud del corazón, incluyen lo siguiente.:

Mejora la función endotelial

El endotelio es el delicado revestimiento de los vasos sanguíneos que conducen hacia y desde el músculo cardíaco. En la disfunción endotelial, las paredes de los vasos sanguíneos se vuelven más rígidas y su capacidad para dilatar (o ampliar) para hacer frente a un aumento en el flujo sanguíneo es reproducida.

La vitamina C se cree que mejora la función endotelial, posiblemente a través de su capacidad para reducir el estrés oxidativo. Los investigadores han encontrado que mientras se come una comida rica en grasas afecta temporalmente la función endotelial durante un máximo de cuatro horas en individuos sanos, el pretratamiento con las vitaminas antioxidantes C y E previene este deterioro.

En la administración de suplementos de adición con 1000 mg de vitamina C por día protege el endotelio de los efectos dañinos de la homocisteína (un amino ácido puede acelerar la disfunción endotelial).

La disfunción endotelial está severamente atenuada en los fumadores, y los estudios han demostrado que esto puede ser superado por altas dosis de suplementos de vitamina C.

Un estudio que utilizó altas dosis de vitamina C (2000 mg por día) en los fumadores mostró una reducción del 59% en la disfunción endotelial. Los autores advierten, sin embargo, que altas dosis de vitamina C mediante la suplementación de ninguna manera anula los efectos negativos de fumar sobre el riesgo de enfermedades del corazón.

Prevención de ataques de corazón y protección

La deficiencia en esta vitamina se ha asociado al riesgo de ataque al corazón.

Un estudio sobre hombres de mediana edad sin evidencia de enfermedad cardíaca preexistente, mostró que los hombres que presentaban deficiencia de vitamina C eran 3,5 veces más propensos a sufrir ataques cardíacos en comparación a los que no tenían deficiencia de la vitamina.

En otro estudio, los sujetos con niveles más altos de la ingesta de ácido ascórbico tenían riesgo 80% menos de posibilidades de sufrir ataque cardíaco en comparación con los que presentaban niveles más bajos.

Sin embargo, la suplementación con vitamina C no ha demostrado de forma consistente evitar ataques al corazón. La vitamina puede, sin embargo, mejorar los resultados después de sufrir un ataque al corazón.

Por ejemplo, en un gran estudio de pacientes que habían sufrido un ataque cardíaco agudo, se suplementaron con altas dosis de vitamina C (1200 mg al día) durante un mes reduciendo significativamente la tasa combinada de muerte, nuevo ataque al corazón, y otra grave complicación en un 20%. Los participantes también complementaron su tratamiento con 600 mg de vitamina E en este estudio.

Reducción de la peroxidación lipídica

No es sólo la presencia de LDL (lipoproteína de baja densidad), o “colesterol malo” en la sangre lo que afecta al riesgo de enfermedades del corazón, sino también el estado oxidativo de estos lípidos.

Mientras que la vitamina C no ha demostrado de forma consistente poder reducir el colesterol directamente, puede ayudar a prevenir la oxidación del colesterol malo.

La suplementación con 2000 mg de vitamina C por día durante cinco días en los fumadores fue asociada con una reducción significativa en los marcadores de la peroxidación lipídica.

La vitamina puede ser útil en la infección por VIH y se ha demostrado que el estrés oxidativo inducido por la producción de reacción de oxígeno puede jugar un papel crítico en la estimulación de la replicación del VIH y el desarrollo de la inmunodeficiencia.

Los estudios de laboratorio han demostrado que altas dosis de vitamina C podrían ser tóxicas para las células del VIH. En un estudio de VIH en pacientes infectados, a los sujetos con deficiencia inmune avanzada se le suministraron altas dosis de la vitamina, junto con el antioxidante N-acetilcisteína exhibiendo mejoras en varias medidas de la función del sistema inmunológico.

La vitamina C puede ser útil en la prevención y el tratamiento del cáncer

Los suplementos de vitamina C se han utilizado como un medio para prevenir y tratar el cáncer, en virtud de sus efectos antioxidantes.

Sin embargo, el Departamento de Salud de EE.UU y Servicios Humanos, publicó un informe resumen de los estudios relativos a los antioxidantes (incluyendo la vitamina C) y el cáncer y no encontró pruebas concluyentes de que la vitamina C pueda ayudar a prevenir o tratar el cáncer.

Las dosis comunes

La Junta de Alimentos y Nutrición del Instituto de Medicina recomienda una ingesta diaria de 75 mg de vitamina C para las mujeres y 90 mg para los hombres, en contraste con la cantidad diaria recomendada (RDA) de 60 mg por día. Muchos resultados apuntan hacia los beneficios de la vitamina C mediante la suplementación de dosis altas.

Los suplementos dietéticos típicamente contienen vitamina C en forma de ácido ascórbico y se encuentran a menudo junto con bioflavonoides para mejorar la absorción.

Toxicidad

De acuerdo con la Food and Nutrition Board, la toxicidad de la vitamina C es muy rara, porque el cuerpo no puede almacenar la vitamina.

Sin embargo, cantidades superiores a 2.000 mg / día no se recomienda debido a que tales dosis altas pueden llevar a malestar estomacal y diarrea.

Existe cierta preocupación acerca de la relación entre altas dosis de suplementos de esta vitamina a un mayor riesgo de cálculos renales de oxalato de calcio, pero otros estudios han refutado este hecho.

Resumen de lo que se necesita saber

La deficiencia de vitamina C puede reducir la inmunidad y aumentar la susceptibilidad de infecciones agudas y enfermedades crónicas, a través de una menor capacidad para neutralizar especies reactivas al oxigeno.

El uso de suplementos de vitamina C para infecciones agudas pueden ser útiles como profilaxis o en la reducción de la duración de una enfermedad, sobre todo en personas con alto riesgo de deficiencia de esta vitamina. La relación entre los suplementos y la gravedad de los síntomas sigue siendo inconclusa.

Los suplementos de la vitamina se muestran prometedores en la prevención de enfermedades del corazón, principalmente a través de la capacidad de esta vitamina para mejorar la disfunción endotelial y reducir la peroxidación lipídica.

Los efectos de los suplementos en la disminución de los efectos de fumar cigarrillos muestran una gran promesa. Teniendo en cuenta que muchas personas no están cumpliendo con sus necesidades diarias de frutas y verduras, los suplementos de vitamina C siguen siendo uno de los complementos más útiles para la salud general y el bienestar.

Puede haber algún beneficio en complementar a los pacientes con síntomas de inmunodeficiencia con la vitamina C o ácido ascórbico, pero su papel en la gestión y prevención del cáncer sigue inconclusa.

 

Otras vitaminas para saber:

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 voto, media: 5,00 de 5)
Cargando…
  
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.